Entrevista a Jonathan Fernández

¿Cuál es tu nombre?, ¿Qué edad tienes? y ¿De dónde eres?

Mi nombre es Jonathan Jesús Fernández García, tengo 27 años. Nací en Punta Arenas, crecí en Santiago y trabajo en Portillo, Los Andes, en la Escuela de Montaña del Ejército de Chile.

¿Qué significa para ti participar en estos Juegos Olímpicos de Invierno Sochi 2014?

Para mí es un sueño que estoy a punto de hacer realidad. Quiero disfrutarlo a concho, ya que uno no sabe cómo es esta vida y pueden ser los primeros y los últimos. Quiero sacar el mayor provecho de estar allá, disfrutar, conocer, hacer contactos, tomar experiencia con otro tipo de corredores, para después llegar a Chile y traspasarlo.

¿Cómo ha sido este proceso de preparación y clasificación a los JJ.OO.?

Ha sido un itinerario de viaje muy estrecho, donde no tenía posibilidades de error -ya que tenía que ir a pruebas específicas, en las que debía realizar 7 carreras y las 7 buenas-. Me pusieron la vara alta. Pero gracias a la perseverancia, la garra y el corazón, el apoyo del equipo y la Federación de Biathlón (con el Sr. Norman González y el Sr. Víctor Chávez, que siempre estuvieron apoyándome y preguntando si me faltaba algo), el conjunto me llevó a poder tener buenas participaciones y poder dar la clasificación para Sochi 2014.

¿En qué categoría compites y en qué consiste?

Voy a la categoría de cross country ski. Ésta consiste en realizar un sprint de 1.6 km -que puede variar según la pista, pero el límite siempre es 1.6 km-, realizando el tramo indicado en el menor tiempo posible. Ello con las dificultades que obviamente ofrece la pista: subidas y bajadas. También depende el peralte y el porcentaje que tenga la pista, que es lo que da la dificultad. El objetivo es llegar a la meta en el menor tiempo posible.

¿Qué es lo que más te gusta de este deporte?

Este deporte es más conocido fuera de Chile que dentro del país. Si bien somos pocos los que lo practicamos, es un deporte muy sufrido: uno tiene que luchar, no solamente con hacerlo bien sino también  luchar con las ganas, la fuerza, con el tema meteorológico, que es el que más afecta. Hay competidores que bajan su rendimiento por esto, como me pasaba a mí al principio. Ahora creo que estoy en mi mejor momento; estar lidiando con el factor clima y competencias es desgastante, pero creo que eso lo hace ser un deporte muy bonito, ya que es un deporte con mucha exigencia, dónde hay que ser muy preciso y técnico. Mientras estas condiciones más se complementan, uno sube el rendimiento.

¿Cómo ha sido tu experiencia compartiendo con deportistas  de elite en las competencias internacionales?

Ha sido una experiencia bastante motivadora. Como chileno, trato de representar al país de la mejor manera. Poder demostrar que los chilenos somos educados, somos preocupados, que preguntamos y que nos interesa saber de este deporte, a veces no le pego mucho al idioma (hay idiomas distintos en cada país de competencia), así que con el traductor estoy preguntando “cómo haces esto”, “cómo haces esto otro”, e intercambiando mails, fotos, técnica. También entrenamos juntos en la pista y eso es bastante bueno para nosotros: relacionarnos con los mejores del mundo que practican este deporte.

¿Quiénes han sido las personas más cercanas en este proceso de olimpiadas?

Los personas más cercanas, increíble, pero ha sido mi familia, partiendo de la base. Siguiendo en la escala viene el apoyo de los amigos de la Federación de Biathlón. Si bien ellos son mis jefes, me conocen desde que inicié este sistema. Han confiado en mí, me han dado todo su apoyo. No he tenido problemas, ya que todo ha sido claro y transparente (algo importante también es que nosotros somos militares y nos acostumbran a ser transparentes y derechos). Después vienen mis compañeros de equipo, que me apoyan a su modo. Aunque creo que a ellos también les gustaría estar en esta posición, me apoyan bastante. Finalmente están los amigos de la casa, que son los que no pueden creer que me hayan conocido de una forma y, con el transcurso de la vida, uno se amolda a otra forma. Quiero agradecer a toda la Escuela de Montaña, desde el director hasta el último personal de esta unidad, me apoyan diariamente y eso me ayuda para cumplir con mis tareas y objetivos diarios.

¿Qué les dirías a los jóvenes que se están iniciando en este deporte, o que lo están recién conociendo?

Me gustaría que, en la parte motivacional, ellos se relacionaran con los competidores (que en este caso somos nosotros), para que puedan tener esa sensación de compartir con los que realmente están compitiendo en el extranjero. Si tú tienes una estrella en el futbol y te gustaría ser como él, es lejano. O sea, no tengo posibilidad de conocerlo o que él me dé un simple consejo. Me gustaría eso, que se relacionaran más con nosotros: poder entrenar juntos, compartir y llevarlo a un “todo es posible”.

Para finalizar esta entrevista, cuéntanos: cuándo compites, fecha y hora, para estar atentos a tu participación.

Viajamos el 1 de febrero a Moscú con mi delegado y representante, el Sr. Víctor Chávez. Del 2 al 3 viajamos a Sochi. Del 3 al 10 tengo entrenamientos y voy a hacer mi período específico, soltar un poco el viaje y poder entrenar en la misma pista de la competencia. Eso es buenísimo, ya que tengo 7 días para poder estudiarla y saber dónde tengo que apresurar, dónde tengo que tener más cuidado… probar las sensaciones. Medir mis esquís: cuales andan más rápidos, cuáles no, probar la cera, que es muy importante. Compito el día 11 de febrero a las 14:25 hrs. de Rusia.

Gracias por esta entrevista. 

20_013_3001_768

Jonathan entrenado en las calles de Santiago antes de viajar a Sochi, foto publicada por LUN.com

1887968_900_400

Jonathan Fernández junto al presidente del COCH el Sr. Neven Ilic en la entrega de la vestimenta oficial del equipo chileno para Sochi 2014